La amistad y los dilemas éticos

Hoy hablaba con mi amigo Alejandro de libros, qué raro, ¿no?. Hablábamos de un relato que nos gusta mucho a ambos, de Sherwood Anderson, titulado algo así como “Quiero saber por qué”. Para quien no lo haya leído, este cuento habla de la reacción que tiene un adolescente cuando presencia algo inesperado para él, y cómo recuerda aquel hecho ahora…

Los patos de cada primavera

– ¿Oís eso? – ¿Eso qué? – Ese ruido continuo, como un crack. – Sí. – Sí, yo también. – ¿Qué es? Era un sábado por la noche. Como cada fin de semana, estábamos los mismos de siempre. Carlos, Igor, Juanan y yo. En realidad aquel día no estábamos todos. Faltaban César y Ainara. Teníamos unos quince años y no…

Cumbres borrascosas, de Emily Brontë

¿Es posible que a estas alturas de la vida no haya leído Cumbres borrascosas? Pues, sí, bien posible, y seguramente lo habría pasado por alto si mi amigo y maestro, Alejandro Gándara, no me la hubiera recomendado. ¡Cuánto he disfrutado! Si tuviera que definir su lectura en dos palabras, diría “Literatura inmortal”. Efectivamente, una de mis principales reticencias a la…

La hilandera

Hay pequeñas rutinas que hacen que el día por estrenar me parezca bonito, como levantar las persianas y abrir las ventanas de mi casa por la mañana ahora que empieza a hacer buen tiempo, sentir el aire fresco y el olor a césped, como hacerle las trenzas a mis hijas para ir al colegio, como desayunar fuera de casa o…

Ha llegado un nuevo taxi a la ciudad

Me ha venido al pelo. Yo que solía lamentarme (de aquella manera, no se vaya nadie a pensar que me afectaba gravemente) de que en general el taxista pertenecía a un gremio antipático y con más conchas que un galápago, y que con cierta frecuencia no te daba ni las gracias cuando dejabas una propina… Y hete aquí que esta…

Historias de un lunes

Mi nombre es Natalia. Camino por una avenida de Madrid. Hoy es lunes. El día es primaveral y luminoso, y aunque no veo el sol detrás de las filas de edificios escalonados la luz se cuela entre los huecos y llena la calle de claroscuros. Las aristas de las torres de casas y oficinas me recuerdan a los dientes de…

Gente corriente

Ana abrió los ojos antes de que sonara el despertador. Había olvidado de víspera cerrar la puerta del dormitorio y la luz del salón entraba de lleno en su cuarto clavándose directamente en sus ojos, igual que solía hacer el gato de sus tíos que pasó una semana en su casa cuando era pequeña. Después de dar un par de vueltas…