Patria, de Fernando Aramburu

Patria ha sido el primer libro que leo de Fernando Aramburu. También ha sido el primer libro que leo sobre el terrorismo de ETA. Nací en Pamplona en los 70. Nos tocó vivir los años más duros del terrorismo, en la década de los 80. Durante esa época murieron asesinados al menos dos personas de un entorno completamente cercano a nosotros…Así que no ha resultado fácil ni aproximarse ni alejarse de una cuestión tan controvertida como ETA. Me doy cuenta de que estas letras van a estar plagadas de referencias personales y de antemano pido disculpas por ello.

El caso es que durante estos años he podido leer las críticas de otros libros de Aramburu, como Los peces de la amargura, que recibió algunos premios, y que de alguna manera han permitido que el autor sea denominado como “algo más que un escritor de culto”.

El título, aparentemente tan simple, Patria… ¿A qué patria quiere referirse? ¿A la patria vasca? ¿A la ausencia de patria? ¿Al pueblo vasco dentro de la patria española? Un enigma que uno no resuelve una vez concluida la lectura de las 600 páginas del libro. Porque la historia que está detrás de Patria es demasiado compleja para la reconciliación. Dos familias vecinas, amigas desde la infancia, enfrentadas por el asesinato del patriarca de una de ellas, mientras el hijo mayor de la otra está encarcelado por pertenencia a banda armada y asesinato. Es posible que sea el hijo, que tantas horas ha pasado con el hombre asesinado, su verdugo. Diferencias absolutamente irreconciliables, ¿no?. El Txato, la víctima, es un “vasco” de pro, un empresario a quien el trabajo y el esfuerzo personales han dado frutos. Recuerdo que durante aquellos años en Pamplona oía con frecuencia a mi alrededor el comentario de “no entiendo por qué han matado a éste. Es un vasco, uno de nosotros. No es un español”…Recuerdo aquella indignación acotada. Cuando uno avanza en la lectura redescubre la realidad que hay detrás de los titulares y las noticias tantas veces leídas. La ignorancia de la gente, tan inculta, tan banal, tan desconocedora de los hechos. Gente que sin conocimiento alguno de causa, de la noche a la mañana defiende con vehemencia esa misma causa, hasta el punto de justificar los asesinatos. El papel de la iglesia, del cura del pueblo en este caso, que arenga a los terroristas, que los llama “luchadores y futuros mártires de la liberación de un pueblo oprimido por el estado español”, y que se sirve del púlpito para lanzar su propaganda política, disfrazada de mensajes de amor, libertad e-irónicamente-paz. La importancia del matriarcado, como elemento de cohesión social y familiar, donde no se respetan las decisiones y pensamientos individuales. Aramburu logra recrear a la perfección -y de nuevo lo afirmo desde la experiencia propia- una sociedad opresora y oprimida, cerrada y carente de libertades, en la que imperan las amenazas, las pintadas en las paredes de las casas, los autobuses y contenedores quemados.

El autor afirma que escribió Patria sin juzgar a nadie. Confieso que a mí me resulta difícil no caer en el juicio, porque aunque los protagonistas sean personajes y ficción veo en ellos perfectas representaciones de historias reales que algunos de nosotros hemos conocido. Yo misma tuve un compañero de trabajo que había sido militante años atrás y afirmaba que nunca, mientras perteneció a la banda, vio maldad en sus acciones. Resulta estremecedor recordarlo. También lo resulta recordar a través de qué argucias aquellos jóvenes desorientados eran captados por la banda.

No cabe duda de que Aramburu es un magnífico escritor. Nos va descubriendo poco a poco y de manera ordenada las biografías de los miembros de las dos familias implicadas, los dos matrimonios y los hijos de ambos, hasta configurar un cuadro que integra al lector en la trama. Cada una de estas personas tiene un papel clave y Aranburu no descuida ningún detalle ni deja cabos sueltos. No sigue un orden cronológico de sus vidas sino que cambia de protagonista e introduce continuos saltos en el tiempo. Pero lo hace con maestría, como si de relatos cortos bien entrelazados se tratase. Al mismo tiempo, mantiene la tensión en cada uno de esos capítulos. Y lo logra porque cada uno de estos capítulos no tiene más de tres o cuatro páginas. Arriesga en la figura del narrador. Intercala la primera y la tercera persona, como si los personajes hablaran de sí mismos a sí mismos en voz baja. Y emplea un tipo de lenguaje cercano, auténtico, plagado de giros y expresiones típicamente vascas.

En mi opinión, Patria no es sólo una novela. Es un acto de reflexión acerca de lo que hemos vivido estos últimos cuarenta años. También es un ejercicio de reflexión sobre la reconciliación y el perdón. De alguna manera, abre el debate.

  4 comments for “Patria, de Fernando Aramburu

  1. 14 diciembre, 2016 at 7:02 pm

    Tenía dudas con respecto a leer este libro, me las has despejado completamente. Lo apunto a mi lista de los Reyes Magos. Gracias

    • MAF
      19 diciembre, 2016 at 9:49 am

      Ya me dirás qué te parece. Tú también visto un poco una Pamplona algo convulsa…

  2. Pepa esteban
    15 diciembre, 2016 at 12:50 am

    Yo lo tengo comprado, pendiente de lectura. Pero te recomiendo un montón que leas “Los peces de la amargura”. A mí, que no me seducen los relatos cortos, me pareció una lectura imprescindible para atisbar a entrever distintos aspectos de la convivencia en un territorio donde existe el terrorismo. En ese libro Aramburu no juzga, relata. Y en sus relatos se transpira el miedo de los que prefieren no ver ni entender, la mezquindad de los acobardados y el pragmatismo de los que miran hacia delante tratando de imaginar un futuro mejor que les dé esperanzas para seguir viviendo, a pesar de las condiciones tan adversas a las que se enfrentan día a día. A mí me estremeció su lectura (son pocas páginas, pero todo el contenido es “pata negra”). Lo he recomendado muchas veces y siempre ha sido una lectura muy celebrada. Así que estoy deseando empezar “Patria”, y más aún después de leer tu reseña, que tiene además una valoración local que me parece muy relevante. ¡Qué bien que hayas elegido este título para tu reseña!

    • MAF
      19 diciembre, 2016 at 9:49 am

      Gracias. Me lo leeré seguro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.