Obras completas, de Wolfgang Borchert

Qué suerte, cómo cayó en mis manos este libro. Interesantísima la lectura de este chico de origen alemán, nacido en Hamburgo en 1921, que murió tras la IIGM, con sólo veintiséis años. Lo esencial de su obra se crea, sin embargo, durante sus últimos dos años de vida, cuando estaba ya gravemente enfermo.

Editorial Laetoli recopila toda su obra en un estupendo ejemplar, cuya traducción y epílogo corren a cargo de Fernando Aramburu.

Tal y como explica Aramburu, Borchert no fue un escritor precoz, es posible que ni siquiera quisiera ser escritor (parece que quería ser actor), pero las experiencias de la guerra lo abandonan tan cerca del abismo que se asoma a una madurez a la que sólo es posible hacer frente a través de la escritura. De este modo, el tono de sus experiencias traumáticas empapa cada una de sus palabras dejando al lector casi siempre sin aliento.

Sus obras completas están compuestas de una serie de relatos y relatos denominados póstumos, una obra de teatro y algunos poemas. Creo que es un libro que hay que leer poco a poco, dejando espacios en medio, levantando la mirada y viendo que no estamos en 1945 sino en otro momento de la historia. Parece absurdo, pero es tanta la intensidad de cada historia, de cada escena y cada diálogo, que es preciso tomar aire. Al menos para mí lo era. Frente a la literatura americana minimalista de Salinger o Wolff está el estilo de Borchert, que brota, improvisado, sin seguir reglas, desde una conciencia oscura y profunda. Tanto que el lector no sabe qué hay debajo de esa conciencia. Las palabras y las imágenes no son el fondo de esa conciencia. Lo que queda es como un agujero. No busca un efectismo en sus palabras. Más bien el desasosiego es de nuevo improvisado, espontáneo.

Cada relato es además la necesidad de poner palabras a aspectos tan dolorosos de la vida a los que Borchert no sabía enfrentarse, temas sobre los que tenia que hablar, sobre los que cuestionarse. La necesidad de sanar, de intentarlo al menos. Se percibe un tono natural, producto de esa necesidad. Por supuesto las escenas de la guerra son comunes, tanto desde la batalla como desde el testigo de la batalla. Víctimas en el fondo son todos. Estos relatos parecen hablar de las consecuencias de la guerra cuando en realidad muestran las consecuencias del dolor que provoca la guerra. El dolor por doquier. El dolor que provoca la vida, en resumen. Al menos para Borchert. ¿Y cuáles son esas consecuencias? ira, incomprensión, pérdida, fatuidad, incapacidad para sobreponerse a la violencia, a la injusticia.

Los personajes que aparecen en las obras de Borchert son como decía víctimas: presos que no saben a qué aferrarse para seguir viviendo con lo que recuerdan era la cordura, ex-soldados que deambulan por ciudades destruidas y ahora desconocidas, ancianos que esperan, sólo esperan sin saber que lo están haciendo, jóvenes desesperados con el amor… Borchert les dedica seguramente de modo inconsciente magníficos retratos llenos de frustración e incomprensión pero llenos igualmente de una dignidad sobria y profunda. Borchert es todos ellos. Ocupan una parte de su alma traumatizada. Las descripciones de las emociones impregnan el relato de principio a fin con una elegante sutileza, cargada de imágenes como las estaciones de tren, los raíles, los campos nevados o los puentes.

Como decía Aramburu, la obra de Borchert podría decirse que es la obra de un hombre que se sabe agonizante. ¿Pero cómo logra un hombre agonizante crear tanta belleza al mismo tiempo? Pues ese el misterio y la magia de este libro. Mejor dicho, la magia de este autor.

  6 comments for “Obras completas, de Wolfgang Borchert

  1. Roico
    21 febrero, 2018 at 9:54 am

    Me ha gustado mucho el comentario sobre este libro y su autor. De hecho lo voy a leer. Me gustan mucho los relatos desgarradores porque me llegan. Gracias majica.

    • MAF
      22 febrero, 2018 at 12:54 pm

      ¡Gracias! Creo que algunos de ellos te gustarán

  2. Arantza Larraz
    21 febrero, 2018 at 12:51 pm

    Fiel a tu cita semanal, me alegra recibir tus comentarios y deseo continúes superándote.

    • MAF
      22 febrero, 2018 at 12:55 pm

      ¡Gracias por leerme y por querer apostar siempre por la literatura! ;)

  3. Pepa
    22 febrero, 2018 at 10:28 am

    siempre eres una estupenda fuente de inspiración para descubrir nuevos libros y nuevos autores. Gracias por ello

    • MAF
      22 febrero, 2018 at 12:56 pm

      ¡Muchas gracias!! La verdad es que todo el mérito es de Alejandro Gándara… quien por cierto nos deleitará con nuevo libro en breve… ;))

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *