El incendio de la mina El Bordo, de Yuri Herrera

El nuevo trabajo de Yuri Herrera (Actopan, 1970) es un libro inusual, como pueda serlo  reconstruir el proyecto de la tesis doctoral que el escritor presentó en la universidad norteamericana de Berkeley, cuando todavía no era una referencia literaria.

Parece que al autor le gustan algunos retos emocionales. Con Los trabajos del reino (Periférica, 2010), Herrera planteó el tema de la violencia y las correlaciones de fuerza que se generan entre arte y poder, a través de un cantante de corridos. En El incendio en la mina El Bordo, el escritor vuelca sus esfuerzos en la reconstrucción de una tragedia en el sector minero que costó la vida a ochenta y siete personas, allá por 1920, en Pachuca, en el estado mexicano de Hidalgo.

Para ello emplea una voz contenida, con la justa distancia para que el lector no sospeche que el relato es sólo un ajuste de cuentas, ya que además de relatar unos hechos también se percibe la clara intención de evidenciar la otra cara de la tragedia -al final siempre hay dos caras-.  Herrera pone voz al silencio de este drama en el que participaron las autoridades, el poder empresarial y la prensa. Es así necesario hablar de la actitud servil de esta última, cuando apenas unas horas después de estallar el incendio dentro de la mina, El Bordo quedó sellado, con nefastas consecuencias para los mineros. Se asumió e informó de que en el interior de la mina había únicamente diez personas. Casi una semana después, al abrir los tiros, se encontraron ochenta y siete cuerpos y siete mineros vivos. Aquello fue una prueba evidente de que la decisión de cerrar la mina con tanta urgencia, para ahogar el fuego, había sido una negligencia. ¿Cómo fue la actitud de la prensa para ser vista como cómplice del suceso?

En esta lucha por conquistar el relato de la verdad, el autor de La transmigración de los cuerpos (2013) aplica el pulso de la crónica periodística, con acento notarial, y pone de manifiesto la falta de sensibilidad y de escrúpulos de quienes tomaron las decisiones. Para ello, el escritor mexicano hace un seguimiento detallado del modus operandi de la investigación y de cómo en ningún momento se buscó esclarecer los hechos.

Con suma destreza Herrera levanta un muro de palabras que restituye simbólicamente a cada una de las víctimas. Y pone nombre y apellido a los que considera responsables de una muerte evitable de aquellos mineros. «El silencio no es la ausencia de historia, es una historia oculta bajo una forma que es necesario descifrar».

  1 comment for “El incendio de la mina El Bordo, de Yuri Herrera

  1. 6 marzo, 2019 at 3:29 pm

    Me alegra vuelvas a tu actividad literaria y nos transmitas tus “hallazgos”.
    ¡Qué necesaria y valiosa es la ética en la comunicación!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.