Aviones de papel ;)

El otro día iba en la moto por el centro de Madrid, como no podía ser de otro modo… (lástima que no tengo una moto más grande y rápida con la que adelantar a todos los coches y todas las Vespas como la mía…). Delante de mí un conductor bajó la ventanilla y tiró un papel al suelo. Mi primera tentación fue decirle algo, como el día que vi a un chico en plena calle abrirse la bragueta del pantalón y orinar. Le llamé la atención y cuando levantó la cabeza y me miró le grité “marrano”. Me hizo una peineta y siguió a lo suyo. Eso sí que no me lo esperaba. Desde entonces cuento hasta cinco antes de ponerme en modo justiciero y llamar la atención de los que están haciendo alguna cosa que me parece poco cívica. En esta ocasión conté hasta cinco pero para entonces el semáforo se había puesto en verde y el coche se desvió de mi ruta. Un poco absurdamente empecé a pensar en las distintas maneras que tiene la gente de tirar papeles y cosas al suelo. Y me hizo gracia pensarlo, así que no puedo por menos que compartirlas.

Tenemos las que proceden de los coches. Éstas son un clásico y con diversas variaciones. Desde la ventanilla que se baja muy poco y el papel se desliza hacia fuera desde el interior, como un “tengo viiida propia” hasta la persona que la baja completamente o incluso abre la puerta y hace el vaciado del cenicero. También está el modelo del que se hurga la nariz y tira lo que encuentra fuera. ¡Todo un gesto de delicadeza! O la colección de propaganda enganchada a los parabrisas y enviada al suelo en forma de bolas de papel… Mi favorita sin duda es la persona (esto me pasó con un profesor de autoescuela, mi hermano se acordará) que coge un papel y lo va haciendo trocitos pequeños, muy pequeños. Luego abre la ventanilla y los va soltando poco a poco. ¡Como si fueran pétalos de margaritas deshojadas!

Pasemos a las de los peatones, desde el despistado que olvida que tenía algo entre las manos y, ups, se escurre sin que se dé ni cuenta. Sin inmutarse siquiera sigue su camino con un “tu ri ru ri ru”. También la persona que pela un caramelo y tira el papel al suelo, como si la cosa no fuera con ella. Eso sí, mira antes a izquierda y derecha para asegurarse de que nadie se está fijando. De lo que no se percata es de que tiene justo a un metro una papelera. Lo mejor es que acto seguido también se le cae el caramelo, con lo que ha de repetir la operación con otro que, esta vez sí, se lleva a la boca. ¿Y qué hay del paquete de tabaco cuando se estrena? El papel que lo envuelve y el gris que protege los cigarrillos. Esos sí o sí tienen el suelo como próximo destino. Un verdadero clásico. También está el modelo del que tira el papel a la papelera pero atina mal y este se va a la acera . Y ya, eso de agacharse a recogerlo… pues para qué, si total no es el único. ¿Y qué hay de las cestas de las bicis devenidas en papeleras?

En otro registro, el hombre que tira el papel con el número de la pescadería pero apunta mal y en vez de caerse al suelo se cuela entre los chipirones expuestos. El pobre no sabe muy bien qué hacer así que le deja a su mujer en el puesto y se va a dar un paseo por el mercado…o el “sobrao” que tira lo que le sobra como si el servicio de limpieza fuera detrás de él

En fin, creo que no me dio tiempo a recordar más porque logré llegar a destino sin grandes percances a pesar del empane. Pero hay que ver que lo que da de sí un viaje en moto… Como diría Steve Urkel, ¿he sido yoooo?

Post navigation

  1 comment for “Aviones de papel ;)

  1. Arantza Larraz
    15 noviembre, 2017 at 1:48 pm

    Estás desarrollando una gran capacidad de observación.
    ¡Sigue así!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *